Jueves , 23 noviembre 2017
huaico

¡Cuidado con el huaico social!

Si el gobierno no reacciona pronto, con autocrítico realismo, la agitación social, con la huelga de maestros y  paros de otros gremios se agravará si se extiende a los sectores rurales, donde campea la insatisfacción como consecuencia de promesas gubernamentales incumplidas, de diálogos inexistentes, el retraso de la etapa de reconstrucción y el lento avance de las obras de rehabilitación de la infraestructura productiva, después de la hecatombe que constituyó el fenómeno “El Niño”

 

huaico en chosica FOTOS EPENSA

Lo que está ocurriendo con la huelga de los maestros que ya lleva dos meses sin resolverse y las medidas de protestas de los médicos, enfermeras y la Confederación General de  Trabajadores del Perú, entre otras organizaciones de base,  es un claro indicador que la administración pública camina muy mal, pues no existe inteligencia ni reflejos,  para negociar soluciones realistas a todas las demandas.

Si el régimen vigente no supera esta sensación de desgobierno, se corre el riesgo que nuevas movilizaciones y protestas cundan en  todo el país, incluidas las de los  campesinos hartos de la incuria oficial y el abandono generalizado que sufre todo el agro nacional,  tras haber sido duramente golpeado por el embate del fenómeno “El Niño”.

Tal como lo advirtió AGRONOTICIAS en ediciones anteriores, la economía está en picada y los inversionistas siguen esperando que funcione el “gabinete de lujo”, en un ambiente cada vez  más inseguro, que crea inestabilidad social, política y económica.

El gobierno central en general y el Ministerio de Agricultura y Riego en particular, deberían escuchar las voces de los dirigentes agrarios (ver  págs. 8-10  de AGRONOTICIAS Nº 438),  para conocer las demandas del campo,  bosquejar respuestas adecuadas y atender lo razonable, en forma inmediata, sin darle tantas vueltas a la tortilla.

El malestar que vive el agro es casi general, especialmente en las zonas más golpeadas por “El Niño”,  por  el retraso en el inicio de la etapa de reconstrucción de la infraestructura productiva, así como el lento avance de las obras de rehabilitación y/o reposición de la infraestructura  de riego afectada y destruida, la entrega de los bonos extraordinarios de mitigación agropecuaria  e insumos, plantones y semillas de frutales y cultivos temporales, que ha previsto el MINAGRI para apoyar la recuperación económica de los damnificados, aprovechando la abundancia estacional del agua.

UN MINUTO AL AGRO

 Más allá de los efectos empobrecedores del fenómeno “El Niño” y la recesión económica por la que atraviesa el país en conjunto, lo  que ha contribuido aún más a crispar el ambiente en el agro e incrementar el descontento social en el campo, es la omisión de este importante sector productivo en el Mensaje del Presidente de la República por   Fiestas Patrias. No es admisible que el sector nutricio del país, que junto a la pesca, aporta el 70% de los alimentos que consumimos todos los peruanos y  que involucra a casi 30% de la población, se haya reducido a un minuto, y eso también sólo para referirse someramente al emblemático programa de este gobierno Fondo “Sierra Azul”.

¿Es  así como pretende este gobierno hacer  la  Revolución Social en el Perú y reducir la pobreza rural?

BALANCE NEGATIVO

 El 31 de julio cerró la campaña agrícola 2016-2017, con un saldo   negativo para el campo, por efectos de “El Niño”, debido a que no se cubrió la meta en casi todas las regiones políticas. Como suele  ocurrir en nuestro país, dicho fenómeno nos agarró desprevenidos y no dio tiempo al gobierno a concertar criterios técnicos para aprovechar sus ventajas   en el terreno de la producción.

Pues como consecuencia de ello, la campaña agrícola precedente culminó con los productores dramáticamente descapitalizados y los mercados urbanos cada vez más encarecidos por falta de abastecimiento, como está ocurriendo con el limón (hasta entre 20 y 30 soles el kilogramo).

NUEVA CAMPAÑA AGRÍCOLA

Sobran tierras y agua, factores altamente favorables para sacar una buena campaña, pero falta recuperar la infraestructura y una dirección política para aprovechar a plenitud  esas ventajas.

En tal sentido, lo que debería hacer el Ministro José Hernández Calderón es convocar a los mejores expertos nacionales en clima, cultivos,  crianzas, reforestación, siembra y cosecha de agua, de modo que  ellos ayuden a decidir correctamente qué es lo que se debe hacer en cada rubro productivo y cumplir –obviamente si hay buena disponibilidad de  lluvia, crédito, semillas e insumos–  la meta de la nueva campaña agrícola 2017-2018, que asciende a  2’307,557 hectáreas.

Aunque el ambiente político-social está crispado, el panorama climático ofrece perspectivas promisorias, más allá de las brutales heladas que castigan a las zonas altoandinas. (M.T.A)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *